ATENEA: Impulsar la paridad en la toma de decisiones es crucial para hacer frente a los múltiples desafíos de la región en el contexto actual

Ciudad de Panamá, Panamá, 21 octubre 2021. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional) realizaron los días 19 y 20 de octubre el seminario regional de alto nivel “Democracias paritarias e inclusivas: desafíos en el contexto actual” en el marco de la iniciativa conjunta ATENEA. El evento, que contó con la participación 15 representantes de instituciones públicas, organismos internacionales y regionales y de la sociedad civil, buscó promover acciones a favor de la participación plena y efectiva de las mujeres en la toma de decisiones como elemento esencial de la democracia y condición necesaria para el desarrollo sostenible.

 

La pandemia del COVID-19 ha acentuado un contexto regional de inestabilidad social, política y económica, agudizando las brechas y desigualdades preexistentes y configurando un escenario de crisis multidimensional. Como señaló el Informe sobre Desarrollo Humano 2019 del PNUD, muchas de las desigualdades del desarrollo humano han ido en aumento y lo seguirán haciendo. 

 

“La crisis de la pandemia ha hecho visible lo invisible, el rol central de las mujeres frente a las respuestas contra la COVID-19. Las mujeres han estado al frente, como Jefas de Estado y de Gobierno, trabajadoras de la salud, trabajadoras esenciales, cuidadoras en el hogar y líderes y movilizadoras de la comunidad, todas en la primera línea de respuesta. Demostrando nuevamente que la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y las niñas y la democracia paritaria son fundamentales para una gobernanza efectiva” (Luis Felipe López Calva, Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe) 

 

En tiempos de crisis, cuando los recursos escasean y la capacidad de respuesta institucional se ve limitada, las mujeres y las niñas se enfrentan a repercusiones desproporcionadas en cuanto al pleno ejercicio de sus derechos y autonomías. La profundización de los nudos estructurales de la desigualdad de género y las múltiples formas de violencia, discriminación y exclusión que las mujeres viven en contexto de emergencia atentan lo alcanzado en las últimas décadas en cuanto a su empoderamiento y retrasa el logro de la igualdad sustantiva. Aunado a esto, las mujeres siguen estando subrepresentadas en espacios clave de toma de decisión, lo que limita la representatividad de las instituciones y así su posibilidad de brindar respuestas que tengan en cuenta las necesidades e intereses de más de la mitad de la población latinoamericana. 

 

 “Participar en la vida política como electoras, candidatas y tomadoras de decisiones es un derecho humano de las mujeres. Es una cuestión de legitimidad democrática. Una representación plural y diversa puede además traer soluciones más innovadoras y eficaces que permitan responder a las necesidades de toda la población” (María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe).

 

En 2021 iniciamos un nuevo super ciclo electoral que se extiende hasta el 2024; este se desarrollará en condiciones muy complicadas pues, además de las consecuencias de la pandemia, viene arrastrando problemas estructurales, legales y culturales que obstaculizan y afectan la participación y permanencia de las mujeres en la política, problemas que se visibilizaron y profundizaron con el COVID-19. En este periodo, América Latina tienen grandes retos y desafíos que se orientan a garantizar que las mujeres puedan ejercer sus derechos a participar en contiendas electorales, a ser elegidas y a permanecer en la carrera política en igualdad de condiciones que sus pares hombres.

 

“Con la pandemia se ha visibilizado que es absolutamente necesario avanzar hacia la igualdad sustantiva, donde hombres y mujeres participen de la toma de decisiones. Las mujeres, no pueden, ni deben, estar ausentes en los espacios de poder. En ese sentido, en este super ciclo electoral (2021 a 2024) es ineludible replantear y promover estrategias que aseguren que la política esté basada en principios de igualdad y no discriminación”.  (Daniel Zovatto, Director Regional para América latina de IDEA Internacional).

 

Durante el evento de dos días, asistido por más de 800 participantes de toda la región, se profundizó sobre los principales desafíos que encuentran las democracias latinoamericanas en el actual contexto, y así su relación con el logro de la igualdad de género y el pleno cumplimiento de los derechos humanos. Asimismo, se compartieron experiencias nacionales en materia de participación de las mujeres en la vida política y pública y se analizaron las oportunidades para el avance de los derechos políticos de las mujeres de cara a los próximos procesos electorales en la región. 

 

En el actual contexto social y político de América Latina se vuelve urgente fortalecer las instituciones democráticas y acelerar una respuesta a las múltiples crisis que integre de forma paritaria a las mujeres en las mesas de toma de decisiones. Para acompañar este proceso, desde 2014 el PNUD, ONU Mujeres e IDEA Internacional han colaborado en el marco de la iniciativa ATENEA: Mecanismo para acelerar la participación política de las mujeres en América Latina, promoviendo la generación de evidencia, impulsando mesas de dialogo y el fortalecimiento de capacidades hacia la consolidación de democracias paritarias en toda la región. 

 

Puede volver a ver el evento y aprender más acerca de la iniciativa ATENEA en: ATENEA | Por una democracia 50/50 (ateneaesparidad.com)